Hackeando el éxito humano

La vida esta llena de desafíos, oportunidades, anhelos y proyectos. Viajamos por ella enfrentando metas en diversas aristas de la vida: quiero estar bien físicamente, quiero destacar en mi trabajo o emprendimiento, quiero tener buenas relaciones con mis amigos, quiero tener una exitosa relación de pareja y que al llegar a mi hogar mis perros e hijos salten sobre mí e irradien infinito amor. Lo cierto es que todo esto resulta simple en el papel o en nuestra imaginación. Pero concretar exitosamente todas estas dimensiones resulta complejo debido a como está modelado el humano del siglo XXI.

 

Nos encontramos invadidos por el deseo que nos lleva al sufrimiento. Tenemos una concepción social de lo que es el éxito en el amor, los negocios, la familia y la salud, y esto hace que en nuestro subconsciente se genere una fricción entre nuestro estado actual y nuestro estado deseado. Esta fricción estructural entre el hoy y el mañana se puede desagregar e intervenir con técnicas específicas que nos acerquen a redefinir el éxito y remar sistemáticamente hacia el logro de objetivos en las diversas dimensiones.

 

El ser humano posee dos súper poderes. El primero se llama Atención y es lo que nos diferencia de los otros animales y nos permite identificar si estamos actuando por instinto, por razón o por emoción. Usualmente nuestro instinto de supervivencia toma cerca del 60% de nuestras decisiones, el 30% corresponde a nuestro cerebro emocional y el restante 10% a nuestro cerebro racional. Debido a esta distribución la economía cae ante el paradigma de asumir que todos los seres son racionales. Podemos tener atención y desarrollarla. Podemos estar atentos a que estamos atentos. La atención es el primer súper poder que nos puede hacer evolucionar y llevar nuestra vida al siguiente nivel. Poe ejemplo, cuando tomo decisiones diarias en mi vida ¿lo estoy haciendo porque ya estoy programado así?, ¿lo estoy haciendo para cumplir el sueño de otro?, ¿lo estoy haciendo para mi propio crecimiento?, ¿la decisión que estoy tomando ahora, dónde me llevará en el largo plazo?. Con atención y estando alerta te darás cuenta de como tu subconsciente toma y vuelve a tomar decisiones sin siquiera preguntarte.

 

El segundo súper poder es el Foco. Este nos permita crear la realidad y desarrollarnos en algún ámbito en particular. La educación inmersiva es la educación más eficiente ya que contempla estar 3 – 4 – 5 días aprendiendo una habilidad. Este tipo de formación apunta a poner el foco solamente en una habilidad o competencia, salir de la zona de confort y estirar al máximo el desarrollo de la habilidad para luego al volver a la vida real avanzar en esa arista particular.

 

Para tener un sistema eficiente en varias dimensiones la atención y el foco son habilidades claves para la concreción de metas en el menor tiempo posible. Pero para cumplirlas de manera sistemática quiero compartir esta metáfora contigo.

 

Cada ves que me embarco en una nueva aventura debo ponerle foco y atención para poder desarrollarla de manera plena, en términos de espectáculo imaginemos al artista que gira el plato arriba de un palo. Lo primero que hace es concentrarse, conocer el sistema y probar con un plato. Lo hace girar y de manera acrobática pone el palo sobre su pie derecho. Luego toma el Segundo plato y lo hace girar nuevamente sobre un palo y lo coloca sobre su pie derecho. Hace lo mismo con el tercer plato el cual pone sobre su mano derecho. Cuarto plato con palo sobre su mentón y finaliza el acto con el quinto en su mano izquierda. Apenas uno de los platos esta por caerse le da el vuelo y foco necesario para que siga girando y finalizar en un sistema donde los platos giran bellamente obteniendo el reconocimiento del público presente.

 

El problema en nuestras vidas esta en que estamos cegados con el éxito, con el producto final, cuando en realidad la receta esta en entender que éxito es parte de un sistema bien diseñado. El éxito emergerá cuando todo esta en su lugar, el éxito surgirá cuando sea inevitable que llegue. Por lo tanto tú debes:

 

1.- Definir una meta para cada uno de los platos (familia, pareja, salud, laboral).

2.- Decide en cuál focalizaras tus energías.

3.- Sin descuidar las otras dimensiones gira y domina uno de los platos y pasa al siguiente.

4.- Genera un sistema que te permita obtener el éxito como resultado

(Te sugiero leer la nota anterior,“Aprende a ser preactivo”)

5.- Genera hábitos que te permitan no descuidar el sistema que construiste.

 

Si quieres seguir sacando lo mejor de ti, sígueme en mi fanpage o en mis redes sociales.

Benja Faivovich,
Director Ejecutivo de Emprendejoven